Salvar vidas

A ver si consigo que se entienda. (Compartidlo para salvar vidas por favor)

He llegado a casa tras unos días en la playa y como siempre, en cada uno de mis viajes, he tenido que dejar un recuerdo imborrable en más de un gilipollas.

Mandé hacer un rotulo que cubre toda la parte trasera de mi vehículo y que dice lo siguiente: POR FAVOR, A MÍ NO ME AMENACES. MANTÉN LA DISTANCIA DE SEGURIDAD. ESTÁS AVISADO. Pues bien, no hay manera. Siempre se ponen en mis manos por un rato, la vida de algunas personas a las que libro de una muerte segura o de heridas permanentes porque realmente me sale de los cojones. Algún día, Dios no lo quiera, procederé a provocar involuntariamente el gran accidente mortal en el que posiblemente, yo mismo sea uno de los fallecidos.

Ni tú eres un toro de Miura ni yo soy un corredor pamplonés. Olvídate de ver en mí la cara de terror que causa tu hostigamiento. No me apartaré porque tú me obligues, sino por la educación vial más elemental cuando las condiciones sean las adecuadas. No quiero que me rebases con la puta esquina de tu paragolpes delantero rozando la esquina de mi paragolpes trasero. En esa situación jamás me aparto, aunque tengamos que recorrer cientos de kilómetros embutidos en el carril de la izquierda y encajonados entre un enorme camión y la mediana.

¿Qué derecho tienes a exhalar tu fétido aliento en mi cuello por detrás? No amigo, NO. A ciento veinte kilómetros por hora la distancia de seguridad son setenta y cinco metros. Ni tres, ni cinco, ni diez,... y tendrás que esperar a que rebase al vehículo del carril derecho para poder apartarme. Y lo haré como digo, si me dejas hacer la maniobra sin el peligro de tu proximidad

Cuando compras un coche con muchos caballos, no compras a la vez la facultad de conducir bien. Esa virtud te la aporta una experiencia de al menos treinta años sin dejar de hacer cuarenta mil kilómetros al año, el haber gripado varios vehículos llevándolos hasta la extenuación, el haber salido indemne por tu pericia de accidentes fatales, el estar en posesión de absolutamente todos los carnets que demuestran tener una preparación suficiente, el saber hacer con soltura trompos hacia delante y hacia atrás, el saber corregir un vehículo cuando se sale de su trayectoria... Si no reúnes esos requisitos, a mí ni te me arrimes, porque soy muy ecologista y como vea una simple lagartija en mi camino, evitaré su muerte provocando, por tu culpa, el peor de los accidentes si estás justo detrás.

Si eres uno de esos mierdecillas que va amenazando con insensata chulería a quienes circulamos tranquilamente por la carretera, yo me cago en tu puta madre.Te pido que me borres inmediatamente de tu lista de amigos, porque no lo somos. Es todo lo contrario, seré tu peor pesadilla si tienes la mala suerte de encontrarme delante cuando circules coaccionando a escasos metros, mostrándome tus sucios dientes. Yo no me amedrento, como esas pobres mujeres maltratadas. No es posible que conduzcas mejor que yo por mejor coche que uses, como pueden atestiguar quienes hayan viajado conmigo.

!¡Ey torito! Solo puedo prometerte como buen ciudadano, que me detendré en el arcén después del accidente para llamar al Samur y que vengan a socorrerte si pueden, o a certificar tu muerte. !Buena suerte!

Posts destacados
Últimos Posts
Búsqueda por etiquetas
Sígueme
  • Facebook Classic
  • YouTube Classic
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic
  • YouTube Classic
  • Twitter App Icon

© 2014 by Josechu Velasco