Hablando con mi pene

He hablado seriamente con mi pene. Le he dicho que deberíamos hacernos un viaje de amigos para conciliar nuestras maneras de ver la vida, y me responde que lo que a él le gusta de los viajes no es hacerlos, sino darlos. Siempre con ese humor sarcástico y sexual. Me dan ganas de reventarle la cabeza para quitarle su estúpida sonrisita pero me duele mucho hacerle daño. Lo que yo digo es que si vamos a seguir juntos, es mejor que me deje trabajar y que no me invada con sus obsesiones. Le regalé en Reyes un abanderado muy confortable para que se pase el día durmiendo y solo se despierte para las necesidades básicas, y aún así, cuando salimos de paseo, su mala educación me produce vergüenza ajena porque no hace más que señalar a cada momento, como si nunca hubiera visto un tanga...paleto! Estoy harto de que me mueva los ojos por bluetooth en la dirección que a él le interesa, harto de sus comentarios subidos de temperatura, harto de sus contorsionismos y de la manipulación a la que me somete. Me gustaría hablar con él de las cosas de la yihad, de Rajoy, de Podemos, de las bajadas del petróleo, de la extinción del lince ibérico o de la calidad del aire... pero claro, eso a él no le interesa. Solo quiere estar calentito con la mente siempre puesta en la espeleología femenina. Y encima es un tío flojo que en cuanto nota la temperatura exterior, cuando le saco unos segundos al patio, se esconde como un caracol acechado por el sofrito. Menudo imbécil...si quiere viajar que se busque a otro.

Posts destacados
Últimos Posts
Búsqueda por etiquetas
Sígueme
  • Facebook Classic
  • YouTube Classic
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic
  • YouTube Classic
  • Twitter App Icon

© 2014 by Josechu Velasco