Reyes

¡Increíbles los reyes de este año! Nada más abrir el regalo, se derramó por el suelo un hermoso color verde tan parecido a la esmeralda, que instantáneamente toda la casa comenzó a oler a menta. Estaba envuelto en preciosos minutos de sesenta segundos y parecían evaporarse, aunque por otro lado, mientras éstos desaparecían ante mis ojos trasladándose a mi cara en forma de sonrisa, las horas, en el fondo del paquete, dilataban hasta reventar por las costuras soltando su contenido invisible con sabor a tiempo. Yo no daba crédito. Según abría cada uno de los pequeños embalajes que contenía el envoltorio y que estaban empaquetados al vacío, una musiquilla invadía mis oídos y la boca me sabía a miel. Jamás pude imaginar que esto fuera posible, y la sorpresa fue mayúscula cuando cada vez que descomprimía los envoltorios al vacío abriéndolos con mis tijeras, forjadas con aleación de estupor, una sensación de bienestar inundaba mi alma de modo que aunque parecieran vacíos, estaban a rebosar de satisfacción plena.

Os estoy escribiendo en la calle abrigado con los dos grados y medio de temperatura que contenía uno de los regalos. No hago más que abrir los ojos para disfrutar del azul que llena mis ojos y puedo tocar el verde escarchado para darme cuenta de que no es un sueño. Está pasando queridos amigos, se me ha concedido el arco iris que deseaba y solo me resta digerir con ganas esas horas envueltas en recuerdos que este año me han echado los reyes. Espero que vosotros también hayáis tenido esa suerte.

Posts destacados
Últimos Posts
Búsqueda por etiquetas
Sígueme
  • Facebook Classic
  • YouTube Classic
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic
  • YouTube Classic
  • Twitter App Icon

© 2014 by Josechu Velasco