Atención, familias ¡Peligro!

No tengo pruebas, pero si grandes sospechas de que las SS (seguridad Social) tiene oscuros planes para nuestros familiares más antiguos. Existe un complot con el que eliminar gente presuntamente improductiva (enfermedades raras, Hepatitis C, ancianos, personas dependientes...) de ahí los recortes en sanidad.

Hace tres días mi madre se cayó golpeándose contra un radiador. Una ambulancia la llevó a un hospital público donde tras un examen radiográfico, se le diagnosticó una fisura en una costilla tras el cual, se la devolvió de inmediato a su domicilio donde hasta esta tarde, ha convalecido con irresistibles dolores.

Y como estos no cesaban, hemos hecho uso entonces de nuestra sanidad privada (Sanitas) que de nuevo a venido con una ambulancia para llevarla al hospital de La Moraleja donde tras el pertinente examen, han descubierto la verdad; cuatro costillas fracturadas y múltiples complicaciones derivadas de los tres días sin la adecuada atención hospitalaria.

Ahora ya está en planta, en una habitación individual del todo moderna y bien asistida. La cosa de momento no reviste mayor gravedad, aunque hay que esperar para saber cómo evoluciona. Entretanto ya estamos sopesando la acción de la justicia para que esclarezca semejante negligencia médica aunque, como en la sanidad pública, tampoco podemos esperar unos resultados muy competentes. Menos mal que para eso existe el dinero que puede comprar buenos abogados y buenos médicos. No quiero ni imaginar lo que tienen que padecer quienes por su mala fortuna, no disponen de los medios necesarios para hacer frente a este sistema tan misteriosamente ineficaz.

Mis sospechas son que a la administración no le interesa de ningún modo la supervivencia de todos esos mayores de ochenta años cuyas pensiones no son más que un lastre para las arcas del estado, de modo que de alguna manera, ha de existir un convenio secreto para exterminar a nuestros ancianos. Y les da lo mismo que un tanto por ciento pongan denuncias que acaben en indemnizaciones por daños y perjuicios porque después de todo, igual que ocurre con las empresas que envenenan nuestros ríos y mares, las sanciones jamás superan a los ingresos.

De modo que cuidado amigos, vuestros padres están en peligro. Os recomiendo siempre una segunda opinión en caso de enfermedad o accidente y mucha mano dura para que se trate con el debido respeto a quienes llevan décadas alimentando a esta bestia endemoniada que es España y que por su salvaje talante, tiene un apetito insaciable de dinero con el que alimentar los bolsillos de tanto corrupto. Qué os voy a contar...

Posts destacados
Últimos Posts
Búsqueda por etiquetas
Sígueme
  • Facebook Classic
  • YouTube Classic
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic
  • YouTube Classic
  • Twitter App Icon

© 2014 by Josechu Velasco