Buscar
  • Chusa Gallego

Figuras geométricas


Cuando yo muera seguirán estando el círculo y el rectángulo. Esos siempre están aunque no se les vea. Estaban incluso antes que los hombres primitivos, lo que pasa es que estos estaban tan ocupados inventando el fuego que no se daban cuenta. El círculo y el rectángulo siempre están, aunque se muera el más poderoso de los Papas o el planeta comience a supurar miel de núcleo. Yo creo que ya estaban en activo mucho antes de que las matemáticas llevaran acento, y me parece que es porque estas figuras geométricas no tienen fecha de caducidad, como las nubes. Sencillamente se limitan a mostrar su contorno y allá cada cual con lo que quiera imaginar. Los taurinos por ejemplo, inventaron una plaza donde poder maltratar a un animal disfrazándolo de arte, y usaron el círculo porque así, el pobre bicho, no encontraba ni una esquina donde refugiarse de los lances. Sin embargo, los hogareños prefirieron el rectángulo para hacer de su cobijo un sitio más habitable teniendo en las esquinas bien delimitadas, muy controlado el espacio que ocupan sus pertenencias. De eso se aprovechó muy bien la marca de muebles Ikea, que cuenta en su catálogo con modelos muy baratos para poderlos olvidar en cualquier rincón inútil. No es que me apetezca morirme, pero me sirve de mucho consuelo pensar que el círculo y el rectángulo, a quienes conocí de adolescente entre la primera eyaculación y las espinillas, vivirán por siempre. Y el que más me indigna es el hexágono, que es como el Paquirrin de la geometría. No conozco a nadie que haya encontrado en esa forma alguna utilidad. Los americanos por ejemplo, se fijaron en su hermano mayor, el pentágono, para levantar con su silueta un complejo militar en el que fuera fácil acertar a estrellar un avión en cualquiera de sus lados. Pero ¿el hexágono?, ¿con sus estúpidos lados sextillizos?... más le valdría haber sido el espermatozoide estéril de la geometría y no haber nacido, porque a decir verdad, solo tiene cabida en un lugar; la cabina de un pincha discos.

#historiasreales #reflexiones

1 vista

Entradas Recientes

Ver todo

La araña

Otra vez esa vejiga traidora, precisamente cuando más calmoso estaba sobrevolando sin vértigo el tejado a dos aguas de una casa de seis pisos. En ese momento, le bastaba un ligero movimiento de aleteo

Misterio desvelado

Cuando Antoine Galland, un orientalista francés del siglo XVIII, transcribió Las Mil y Una noches al idioma Europeo y añadió por propia iniciativa el famoso cuento de La Cueva de Alí Babá, jamás hubie

  • Facebook Classic
  • YouTube Classic
  • Twitter App Icon

© 2014 by Josechu Velasco